Ingeniería inversa con fabricación

Oferta

Este es el tipo más complicado de fabricación de mercancías en China. Este tipo de pedidos son los que más mano de obra requieren, los que requieren una mayor inversión y una atención meticulosa a todos los detalles. También es un pedido en el que siempre aparecen problemas inesperados que no hemos tenido en cuenta al principio. La buena noticia es que estos pedidos de fabricación en China son siempre los más rentables en términos de vuelta de clientes y, al mismo tiempo, son extremadamente interesantes. Quizás por ello suelen ser difíciles, largos y costosos.

Ingeniería inversa con fabricación
Oceń


¿En qué consiste la ingeniería inversa con fabricación en China?

El asunto es sencillo. Nos enviáis una parte o la totalidad de un producto y nuestra tarea es fabricar un producto idéntico con vuestro logotipo.

La fabricación de productos idénticos y la legislación china

Conforme a la legislación china podemos fabricar artículos 100% idénticos siempre que coloquemos vuestro logo en ellos. El problema puede aparecer cuando un producto tiene un diseño registrado, aunque sólo suele ocurrir con grandes marcas como Apple, Samsung, etc.

Por supuesto, antes de comenzar la fabricación, comprobamos que no estamos infringiendo la ley de patentes. Si un fabricante no ha patentado su producto de ninguna forma, sino que sólo ha registrado su logotipo, el camino a la producción está libre. Por otro lado, si un producto cuenta con alguna patente, lo modificamos para no infringirla. Gracias a esto, el producto final es lo más similar posible y, al mismo tiempo, no viola la ley de patentes.

Los pedidos de ingeniería inversa con producción representan la guinda del pastel en cuanto a la fabricación en China. Si consigues implementarla, las normas ya no constituyen ningún problema. Como propietario de la compañía Fullbax, tengo que admitir que me gusta mucho y que siempre me involucro personalmente de principio a fin.

Los pedidos de ingeniería inversa con producción en China se dividen en dos grupos según el grado de dificultad.

Grupo 1 – Uno o más elementos, pero sin formar un mecanismo:

La forma más fácil de explicarlo es por medio de un ejemplo:

Compráis un producto, digamos de metal, a su proveedor/intermediario. Lo importa de un fabricante, por ejemplo, de los EE.UU. y es poco frecuente. Un producto compuesto de estos elementos es bastante caro, pero sabéis que, si pudierais fabricarlo vosotros mismos en China, podrías ahorrar mucho dinero o ganar mucho dinero. También suponéis que el precio final del producto acabado es varias veces superior al precio real de fabricación y al material utilizado.

¿Qué hacéis?

Nos enviáis algunos de esos productos y nosotros os hacemos unos idénticos en cuanto a material, apariencia, durabilidad, certificados, etc. En el caso de un producto metálico, probablemente este sería el camino a seguir:

  1. Examen físico-químico de su composición cuantitativa y cualitativa. Para que podamos conocer el material/aleación del qué está hecho el producto.
  2. Escaneo 3D para transferir el producto a un diseño 3D.
  3. Ejecución de un molde de inyección de metal a presión (si el producto se fabrica por fundición a presión) o escritura de un programa de mecanizado 2D, 3D o 5D (si se trata de mecanizado).
  4. Muestras y pruebas.
  5. Correcciones hasta conseguir un producto idéntico.
  6. Elaboración de los posibles certificados.
  7. Fabricación

Este tipo de pedidos, así como todos los más difíciles que los estándar, os ofrecen una mayor tasa de beneficios. No deis benéficos a otra compañía y sus intermediarios, sino que producid algo por vosotros mismos de principio a fin con ayuda de los fabricantes chinos, que ofrecen una oferta es más atractiva que, por ejemplo, los de Estados Unidos o Europa.

Grupo 2 – El tipo de pedido más complejo de todos: varios o más elementos de diferentes tipos, que forman un único producto de trabajo, y deben ser los mismos que el diseño.

Aquí la dificultad consiste en fabricar los distintos elementos como en el grupo 1, pero además hay dificultades del tipo:

Algunos elementos pueden elegirse y comprarse ya listos para facilitar la fabricación, por ejemplo:

Pero, por ejemplo, no podemos encontrar exactamente la misma carcasa, así que tenemos que elaborar un molde de inyección y fabricarla nosotros mismos. Cuanto más se asemeje el producto al original, más costará reproducirlo y requerirá de más tiempo.

Los pedidos de este tipo son los más complicados, porque es mucho más fácil construir algo sobre la base de un proyecto que crear desde cero con sólo un modelo de un producto ya existente. Si construimos algo parecido sobre un patrón es difícil, pero no lo más difícil.

El mayor problema es cuando el producto debe ser idéntico, y la única diferencia es el logotipo de nuestro cliente. Este tipo de pedidos son los más difícil de realizar. La ventaja es que cuanto más difícil, costoso y lento sea algo, es menos probable que alguien haya podido hacerlo antes. Y si pertenecéis a un pequeño grupo de personas que tienen un producto dado en oferta, siempre seguiréis ganando lo máximo.